¿Podemos prevenir la llegada del día cero?

Durante el mes de octubre, gracias a la generosidad de amigos de Caminos de Agua que desean permanecer en el anonimato, todas las donaciones hasta la cantidad de USD $10,000 serán igualadas. Ayúdanos a duplicar nuestro alcance para poder llegar no solo a las personas en riesgo dentro del área de San Miguel de Allende, sino también a otras comunidades de la región de nuestra cuenca que también necesitan ayuda.

El Instituto de Recursos Mundiales

El Instituto de Recursos Mundiales

Aquí en San Miguel de Allende a menudo estamos tan enfocados en la presencia de arsénico y fluoruro en nuestra agua que pasamos por alto la cruda realidad que algún día el agua puede agotarse por completo. El Instituto de Recursos Mundiales publicó recientemente un estudio inquietante (lee el artículo aquí) que encontró que muchos estados del país están cercanos a llegar al Día Cero. Es decir, el día en que no habrá suficiente agua para satisfacer las necesidades de las personas que viven en esos lugares.

El Estado de Guanajuato, particularmente el área de nuestra cuenca que incluye el municipio de San Miguel de Allende y otros seis más, consume el 80% o más de sus recursos hídricos por año y lo pone en una situación de estrés hidráulico extremo. Imagina una escala del 1 al 5 donde 5 es el "Día Cero", o el punto en que una región determinada puede quedarse sin agua. El Estado de Guanajuato se registra con una puntuación de 4.94 y se coloca en el segundo lugar en el paìs después del Estado de Baja California Sur y seguido de la Ciudad de México.

Es difícil imaginar el día en el que abras el grifo y no salga nada de agua, pero esa es la nueva realidad ya que las infraestructuras existentes no satisfacen las necesidades de la población. Recientemente en la Ciudad del Cabo en Sudáfrica más de 4 millones de personas vivieron severas restricciones de acceso al agua debido su agotamiento. Necesitamos tomar acciones inmediatas a nivel local para proteger a nuestra cuenca. De no hacerlo, la pregunta no es si San Miguel enfrentará un escenario similar, sino cuando.

La sobreexplotación de nuestra cuenca

Es hora de tomar acciones mayores pero antes debemos entender lo que está sucediendo en nuestra cuenca. La extensión geográfica de nuestra cuenca es de aproximadamente 6,800 kilometros cuadrados y es compartida por 680,000 personas que vivimos en ciudades pequeñas y/o medianas o en una de las más de 2,500 comunidades de la región. Cada año el nivel freático desciende de 2 a 4 metros. Esto hace que muchos pozos se sequen o colapsen sobre sí mismos. Éste fenómeno es cada vez más común y nos obliga a perforar pozos más profundos para satisfacer nuestras necesidades de agua. Muchas comunidades se han quedado sin agua y ésta tiene que ser transportada en pipas que la traen de comunidades o pozos vecinos.

Debemos mirar hacia el cielo para garantizar una fuente de agua sostenible para el futuro de todos los que vivimos aquì. En Caminos estamos convencidos que la solución es la captación de agua de lluvia. La lluvia es un recurso a menudo descuidado que literalmente cae sobre nuestras cabezas.

A pesar de que Guanajuato tiene un clima semiárido, la lluvia que cae en el área de nuestra cuenca es más que suficiente para satisfacer nuestras necesidades. Caminos de Agua está colaborando con comunidades para tomar acciones. Estamos construyendo sistemas de recolección de agua de lluvia a gran escala para proveer agua para cocinar y beber a nivel comunitario. Tenemos proyectos con el gobierno a nivel municipal y estatal, así como con otras organizaciones, para implementar soluciones, captar agua de lluvia a gran escala y promover políticas públicas que protejan y preserven los recursos hídricos en nuestra región.

Ayúdanos a prevenir el Día Cero

Nuestros problemas de agua tienen solución pero requerirán tiempo y financiamiento. Tu contribución nos permitirá duplicar nuestro alcance y llevará proyectos de captación de agua de lluvia a más personas en toda el área de nuestra cuenca. En la carrera contrarreloj para evitar quedarnos sin agua, nuestro mayor obstáculo es nuestra capacidad de recaudar fondos lo suficientemente rápido. Juntos podemos trabajar para que el Día Cero no se convierta en realidad.

Dona aquí.

Melissa Landman